• La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
Inicio»Noticias»Generales»Oficios y actividades profesionales de los judíos en Segovia

Oficios y actividades profesionales de los judíos en Segovia

 

 

A lo largo de la edad media los judíos segovianos aparecen actuando en tres grandes ámbitos profesionales: las finanzas, el comercio y la artesanía.

Desde el siglo XIV se encuentran judíos dedicados a actividades de naturaleza financiera, sirviendo como arrendadores de impuestos, cambiadores, corredores, fiadores o prestamistas. No sería sin embargo hasta mediados de la siguiente centuria cuando algunos miembros de este grupo, como Josef ibn Shem Tov, Jacob aben Núñez, Abraham Seneor o Meir Melamed, extendieron su ámbito de actuación al conjunto del territorio castellano.

En segundo lugar, la documentación recoge a judíos dedicados a actividades de comercio a pequeña escala: buhoneros, carniceros, especieros, lenceros (vendedores de lienzos y telas), mercaderes, roperos (vendedores de ropa ya confeccionada) o tenderos. todos estos comerciantes ofrecían sus productos al conjunto de la población de la ciudad, con la notable excepción de los carniceros, que por razones de índole religiosa sólo atendían las necesidades de los miembros de la comunidad hebrea.

Por último se encontraban los artesanos, el grupo más numeroso y el que mejor representa social y profesionalmente a la comunidad judía de Segovia. Los documentos de la época nos informan de las actividades de naturaleza artesanal realizadas por los judíos segovianos, por lo que resulta posible ofrecer una relación bastante detallada de estos oficios, muchos de los cuales ya han desaparecido o se encuentran, cuando menos, en desuso:

oficios judios vertical

Albardero: fabricante de albardas, aparejos y jalmas para caballerías

Alhamarero: persona que tiene por oficio fabricar alhamares, esto es, mantas o cobertores rojos

Batidor: el que hace panes de oro o plata para dorar o platearAljofarero: artesano que trabaja con aljófares o perlas

Calcetero: persona que hace y compone medias y calcetas

Cardador: aquel que prepara la lana para su posterior hilado

Carpintero

Cerrajero

Chapinero: fabricante de chapines, esto es, chanclos usados por las mujeres y realizados en corcho forrado de cordobán

Colchero: persona que tiene por oficio hacer o vender colchas

Cordonero: aquel que fabrica cordones, flecos o borlas

Curtidor: el que trabaja en el curtido o aderezo de las pieles

Herrero

Joyero

Jubetero: fabricante de jubetes, prendas de piel cubiertas de malla de hierro

Latonero: aquel que trabaja el latón, aleación de cobre y zinc, realizando con él todo tipo de objetos y utensilios

Odrero: persona que hace o vende odres, es decir, recipientes de cuero para conservar líquidos

Peinador: obero que desenreda y limpia la lana y el pelo de algunos animales

Pellejero: como el curtidor, el que trabaja en el adobo o curtido de pieles

Pergaminero: persona que prepara pergaminos, pieles limpias del vellón, estiradas y blanqueadas que se utilizan para escribir sobre ellas

Platero

Polainero: fabricante de polainas, piezas de tela o cuero que cubren desde el tobillo hasta la rodilla

Sastre

Tejedor

Tintorero: el que tiene por oficio teñir o dar tintes a las telas

Tundidor: obrero que corta o iguala con tijera el pelo de los paños

Zahonero: fabricante de calzas de piel o tela con perniles abiertos para proteger los trajes

Zapatero

Completando este panorama profesional encontramos judíos vinculados a tareas de naturaleza médica y sanitaria, como cirujanos o físicos, o ejerciendo otras actividades diversas como las de escribano o albañil. Aunque la documentación refleja el alejamiento general de la mujer del ámbito laboral, se encuentran también referencias a dos oficios ejercidos por mujeres, los de lavandera y panderetera, esto es, fabricante de panderetas.

Las noticias conservadas no reflejan si durante la edad media había en Segovia alguna actividad vedada expresamente a los judíos. A este respecto sólo cabe citar las ordenanzas remitidas al concejo de Segovia por Alfonso X en 1252 y por su hijo Sancho IV en 1293 sobre las condiciones en las que se permitía a los judíos efectuar préstamos, pero en ambos casos se trataba de unas disposiciones generales aprobadas en cortes y remitidas después a todos los concejos del reino. De cualqueir modo, las únicas actividades en las que no se ha encontrado hasta el momento a ningún integrante de la aljama segoviana son las agrícolas y ganaderas, pero nada hace pensar que esta circunstancia obedeciera a una prohibición expresa sobre el particular.

 

Fuente: El Patrimonio judío de la ciudad de Segovia. Bonifacio Bartolomé.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner