• La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
  • La Judería de Segovia
Inicio»Noticias»Actuales»Destacado»Las cinco sinagogas de Segovia

Las cinco sinagogas de Segovia

 

 

Durante la edad media, las sinagogas constituyeron para las comunidades judías castellanas el principal referente religioso como lugar de oración y de formación en la ley. Al mismo tiempo eran uno de los centros de la vida social al ser también un espacio de reunión y de encuentros cotidianos.

La aljama hebrea de Segovia contó a lo largo del tiempo con cinco sinagogas, que nunca coincidieron como tales al mismo tiempo. se trataba de la sinagoga Mayor, la Vieja, la de Burgos, la nueva sinagoga Mayor y la del Campo. En la actualidad, de todas ellas sólo se conservan dos, la Mayor y restos de lo que fuera la nueva sinagoga Mayor.

A través de este artículo se mostrará el destino arquitectónico de cada una de ellas y cómo supimos de su existencia.

 

SINAGOGA MAYOR

La antigua sinagoga Mayor fue el centro religioso de la comunidad judía de Segovia en época medieval. Se encuentra situada entre la calle Judería Vieja, la de la Puerta del Sol y la muralla, teniendo su acceso por un arco gótico de piedra caliza situado en la plaza de Corpus Christi. 

antigua sinagoga Mayor

Desconocemos las circustancias y el momento en el que se edificó este templo. la primera mención del mismo se encuentra en un registro de la catedral de Segovia del año 1373, en el que al citarse la localización de una vivienda se indica que ésta se encontraba enfruente de la sinoga mayor. Si esta referencia fuera cercana al momento de su construcción, habría que indicar que esta sinagoga sólo cumplió su función como tal durante unas pocas décadas, pues fue expropiada a la aljama hebrea a comienzos del siglo XV como consecuencia de los sucesos del Corpus Christi.

Los mismo registros, citan en 1419 la vivienda mencionada más arriba y la sitúan enfruente de la eglesia nueva, lo que nos indica que en ese momento la sinagoga ya había sido convertida en una iglesia que no tenía advocación. Dos años después, en 1421, el templo ya aparece dedicado al Corpus Christi.

La antigua sinagoga Mayor fue entregada al Obispo de Segovia, Juan Vázquez, quien en 1421 la cedió con todas sus posesiones al monasterio de Santa María de Párraces, de canónigos regulares de San Agustín. Durante más de un siglo, los agustinos mantuvieron la propiedad que posteriormente pasó al monasterio de San Lorenzo de El Escorial cuando Párraces fue anexionado a éste por iniciativa de Felipe II.

En noviembre de 1571 los hermanos segovianos del Sello compraron el templo y sus dependencias al monasterio escurialense para establecer en él un convento de hermanas de la penitencia y acometieron importantes reformas que modificaron parte de su fisonomía. la nueva comunidad, integrada por cinco monjas procedentes del monasterio de clarisas de San Antonio de Segovia y por once hermanas de la penitencia tomó posesión del convento a los dos meses.

La noche del 2 al 3 de agosto de 1899 un incendió arrasó completamente el convento del Corpus Christi, reduciendo la iglesia a los elementos arquitectónicos esenciales. El artesonado y las yeserías, supervivientes ambos de la antigua sinagoga, fueron devorados por las llamas y los pocos elementos decorativos que no destruyó el fuego terminaron por perderse durante las desafortunadas labores de desescombro. Hoy día solo se conservan seis pequeños fragmentos procedentes de los capiteles que coronaban los pilares de la nave central.

Los trabajos de restauración finalizaron en 1902. De entre todas las reformas realizadas en aquellos momentos destaca la eliminación del presbiterio, la sacristía y el coro que se habían costruido en el siglo XVI y el traslado del propio presbiterio del muro norte al muro sur.

En 2004 culminó un ambicioso proyecto de restauración cuyo objetivo principal era el de recuperar en la medida de lo posible el conjunto de yeserías que decoraron originalmente la sinagoga. De este modo, se procedió a la recreación de los característicos capiteles de piñas de los pilares y de las dos arquerías ciegas que unían la cubierta con los grandes arcos. Todo ello fue posible gracias a los dibujos que Jose María de Avrial y Flores había realizado de la sinagoga antes del fatídico incendio.

Los artistas que intervinieron en esta última restauración fueron José María García Moro (Escultor), José Luis Silveira (Restaurador), Carlos Muñoz de Pablos (Vitralista) y Valero Herrera Ontañón (Aparejador Municipal).

Foto: Antigua Sinagoga Mayor

 

 

SINAGOGA VIEJA

Plaza de la Merced. Donde estuvo ubicada la antigua sinagoga vieja

Esta sinagoga, de la que no se conserva ningún resto, se encontraba en la Almuzara, la actual plaza de la Merced. En la edad media este espacio, uno de los más densamente poblados de la ciudad, estaba dominado por la iglesia de San Andrés y por el convento de Santa María de la Merced. Desconocemos cual era la denominación original de esta sinagoga. El apelativo de "Vieja" le fue aplicado por Ruiz Hernando, quién tomó este término de un documento conservado en el Archivo de la Catedral de Segovia. En ese texto, de hacia 1424, se recoge una relación de casas situadas en la parroquia de San Andrés, indicándose que una de ellas se ubicaba junto a la sinoga vieja.

La noticia más antigua de la existencia de esta sinagoga aparece documentada por primera vez en 1412, año en que fue cedida por los tutores del rey Juan II al convento de Santa María de la Merced en compensación por los solares que esta comunidad había entregado para el apartamientos de los judíos. Los donantes de Juan II especificaron que los monjes debían establecer en el edificio de la antigua sinagoga un hospital que aogiese a los pobres. en 1414 este establecimeinto asistencial estaba ya en funcionamiento, como indica una referencia a la sinoga que es agora ospital de la dicha orden.

Medio siglo después, en 1460, el poderoso converso Diego Arias Dávila, contador mayor del rey Enrique IV, fundó un nuevo hospital bajo la advocación de San Antonio cuya atención encomendó a los frailes mercedarios. Es probable que esta fundación asistencial sustituyera a la creada a principios de siglo y, por tanto, se ubicara también en el edificio correspondiente a la antigua sinagoga. La ruina del convento y de sus dependencias y su definitivo derribo en el siglo XIX supusieron la pérdida de cualquier testimonio arquitectónico de esta sinagoga.

Foto: Plaza de la Merced donde estuvo situada la sinagoga Vieja.

 

 

 

Calle escuderos. Lugar donde se encontraba la sinagoga de Burgos

SINAGOGA DE BURGOS

Un documento de 1358 nos informa de la existencia de una sinagoga en la parroquia de San Miguel, lindante con una casa fortificada. En 1410 encontramos citada de nuevo esta sinagoga, pero ahora con una denominación concreta: la sinoga que disen de Burgos. La última mención conocida de este templo aparece poco después, en 1418, cuando se nos habla de una casa pequenna de la dihca yglesia (catedral) que está junta con la signoga de Burgos.

Aunque las referencias son muy escuetas, de la cita de 1410 podría desprenderse que en ese momento la sinagoga era todavía tal, mientras que en 1418 el templo parece pertenecer ya a la catedral segoviana. Si esta interpretación fuese correcta, y teniendo en cuenta que como ya se ha dicho no vuelven a encontrarse referencias a esta sinagoga, resulta posible suponer que la misma pudo ser perdida por la aljama judía como consecuencia de la creación de la judería en 1412.

En el año 1551 el abogado segoviano Garci Ruiz de Castro escribió unos apuntes históricos sobre la ciudad de Segovia en los que se refería a esta sinagoga como la sinogua de la judería de Burguos. Esta interesante referencia a la "judería de Burgos" ha llevado al profesor Ruiz Hernando a considerar la posibilidad de que el templo fuera establecido por "una comunidad originaria de Burgos, ya que ni un solo de los judíos segovianos por ahora conocidos ostentan el apellido Burgos"

El solar sobre el que estaba situada esta sinagoga se encuentra ocupado actualmente por una vivienda que el mismo Ruiz identifica conla correspondiente al actual número diecisiete de la calle de Escuderos.

Foto: Casa torreada en la Calle de Escuderos junto a la cual se situaba la sinagoga de Burgos

 

 

NUEVA SINAGOGA MAYOR O SINAGOGA DE LOS IBÁÑEZ

Sinagoga de los Ibáñez

La primera noticia documentada de la nueva sinagoga Mayor, situada en la plazuela de la Madre Cándida frente a la fachada sur de la catedral, la encontramos en 1476. Dos años después ya figura explícitamente con la denominaciópn de sinoga mayor. El colegio de las Madres Jesuitinas ocupa el espacio de la antigua sinagoga de los Ibáñez de Segovia, también conocida como Nueva Sinagoga Mayor, que sustituyó en 1419 a la conocida hasta entonces con ese título, en la iglesia del Corpus Christi.

Se trataba de un templo de una sola nave, de cuya decoración original hoy sólo se conserva prácticamente la totalidad de un ojo de buey, cortado en su tercio inferior por un forjado posterior. Este óculo debió cerrarse con una celosía tallada en yeso, actualmente perdida, y presenta una decoración exterior que repite el mismo motivo, un trapecio en el que se inscribe una circunferencia y en ésta a su vez una estrella de seis puntas.

La documentación no permite aclarar el destino inmediato de la nueva sinagoga Mayor tras la expulsión de 1492. En todo caso, tres lustros más tarde, en 1570, el antiguo templo judío era propiedad de Bartolomé Ibáñez, que lo transformó en una vivienda. Esta primera reforma supuso la división de la sala de oración en tres alturas mediante la construcción de dos forjados. En el siglo XVII se realizaron nuevas reformas conforme al gusto barroco imperante en la época. En esta ocasión se hizo una amplia escalera de madera con hueco central que puso en contacto las tres plantas, se realizó una bóveda con decoración geométrica en yeso y se abrieron varios huecos en la fachada sur que se adornaron con una sencilla moldura. 

Esta antigua sinagoga mantuvo su uso residencial durante más de cuatrocientos años, hasta que en 1920 el inmueble fue adquirido por la Congregación de las Hijas de Jesús, actualmente propietarias del mismo.

Foto: Edificio de las Jesuitinas donde se encontraba la nueva sinagoga Mayor o sinagoga de los Ibáñez

 

 

El inicio del adarve de la calle Martínez Campos donde estuvo la sinagoga del campo

SINAGOGA DEL CAMPO

La Sinagoga del Campo se encontraba muy cerca de la Nueva Sinagoga en el comienzo de la calle Martínez Campos junto a la Puerta de San Andrés.  No se conserva ningún resto del edificio pero probablemente tuvo su entrada a través del patio denominado "Corralillo de los Huesos" junto al que se encontraba la carnicería. Aunque se desconoce el momento en el que se construyó la sinagoga del Campo, una interesante referencia nos informa de su existencia hacia 1460. El año 1490 el judío Samuel Lumbroso declaró en el tribunal de la inquisición de Zaragoza, ciudad donde residía en aquellos momentos, que treinta años antes, cuando tenía unos quince años y vivía en Segovia vio que obraban la dicha sinoga del Campo allí, en Segobia; no se acuerda este testigo si la obraban de nuebo o qué reparo era aquél que en ella acían.

La documentación conservada no nos informa del destino concreto de esta sinagoga tras la expulsión. Lo único seguro es que en algún momento pasó a manos del alcaide del alcázar Diego del Castillo, porque en 1506 su propiedad se encontraba en manos de sus herederos.

Foto: Edificio levantado sobre el solar que ocupaba en el siglo XV la sinagoga del Campo

 

Fuente del artículo: El patrimonio judío de la ciudad de Segovia. Bonifacio Bartolomé Herrero. 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner